1. Revisar la Batería

Con el frío, el riesgo de que la batería pierda su capacidad es mayor, estas sufren mucho con las bajas temperaturas. Entre 4 y 6 años se recomienda cambiarla, ya que pierden su efectividad. Lo recomendado es al menor síntoma sustituirla.

 

2. Arranque y Motor

Revisar los niveles del motor es siempre importante, pero en el invierno aún más. Si tienes que reponer líquido refrigerante, asegúrate de utilizar la proporción de anticongelante correcta, no es recomendable hacerlo con agua.

Con las bajas temperaturas, el motor tarda más en calentarse y arrancar en frío produce en él un desgaste innecesario. Por eso, es conveniente esperar unos minutos antes de comenzar a moverse con él. La finalidad es evitar el desgaste de los componentes por la falta de lubricación.

 

3. Líquido Refrigerante

El líquido refrigerante es a su vez anticongelante, especialmente si se habita en zonas con temperaturas bajo cero, pero con el uso va perdiendo propiedades. Comprobar el nivel y el color del líquido será una buena opción. Si el líquido presenta un color vivo, ya sea amarillo, rojo o verde (los hay de distintos colores) podemos estar bastante seguros que se encuentra en estado óptimo. Si presenta un color más traslúcido o sucio, habrá rebajado notablemente sus capacidades anticongelantes.

 

4. Recargar el Aire Acondicionado

Es importante mantener el circuito de Aire Acondicionado cargado de gas, pues el Aire Acondicionado es aire seco y es necesario para evaporar el vaho de las lunas del vehículo, y también recordar que Aire Acondicionado solo es «aire frío», sino que también puede acondicionarse el aire caliente.

 

Revisa siempre tu coche y asegúrate de viajar siempre seguro.

Pide tu cita aquí

Facebook
Facebook
Instagram
Abrir chat
¿Necesitas ayuda?