La DGT tiene un sinfín de infracciones sancionadas con una fuerte multa, pero muchas de ellas son desconocidas. Una de las prácticas más habituales entre los conductores, sobre todo entre los jóvenes por factores económicos, es el de apurar al máximo la gasolina o gasóleo disponible en la reserva del coche. Es difícil quedarse tirado pero alguno ya ha pasado por esa experiencia, y no será el único.

Lo que puede ser una anécdota divertida entre amigos, puede convertirse en una cascada de multas que depende de la nómina de uno, algunas pueden ser inasumibles. Como por ejemplo, la infracción penada con 3.000 euros por transportar mercancías peligrosas de forma insegura. Pero, paso a paso.

La primera infracción, por apurar al máximo la reserva del depósito y quedarse tirado, viene al dejar el vehículo mal estacionado. El artículo 90 dice que «la parada o el estacionamiento de un vehículo en vías interurbanas deberá efectuarse siempre fuera de la calzada, en el lado derecho de ésta y dejando libre la parte transitable del arcén». Primera multa, 200 euros.

¿Y si al conductor se le ocurre mover el coche a mano? Otros 200 euros, según el artículo 3. «Se deberá conducir con la diligencia y precaución necesarias para evitar todo daño, propio o ajeno, cuidando de no poner en peligro, tanto al mismo conductor como a los demás ocupantes del vehículo y al resto de los usuarios de la vía».

Facebook
Facebook
Instagram
Abrir chat
¿Necesitas ayuda?